Habitaciones juveniles compartidas niño y niña

Habitaciones juveniles compartidas niño y niña

Cambio de imagen compartido de la habitación de los niños

Como ocurre con muchas de las cuestiones relacionadas con la crianza de los hijos, no hay una respuesta fija para todo el mundo. Para decidir a qué edad tus hermanos deben tener su propia habitación, debes tener en cuenta varios aspectos diferentes de su relación, así como sus edades, personalidades y si son del mismo sexo o del sexo opuesto.

Si los niños son del mismo sexo, compartir habitación siempre que ambos se sientan cómodos haciéndolo está bien. Si sus hijos están unidos y se sienten cómodos compartiendo su espacio y sus pertenencias, compartir habitación puede crear un vínculo que durará toda la vida, por lo que una litera infantil puede ser la opción perfecta. Sin embargo, lo normal es que uno de los niños, o los dos, acaben expresando el deseo de tener su propio espacio. Compartir juguetes, sobre todo si hay más de unos pocos años de diferencia de edad, puede causar problemas. Al niño mayor puede no gustarle que su hermano pequeño “se meta con sus cosas”.

  Como colocar alfombra de salón

Si no tienes espacio para separar a tus hijos, puedes crear una zona específica para que cada uno guarde su ropa y sus juguetes. Otra posibilidad es crear una “pared” con estanterías del suelo al techo o una cortina para dividir la habitación en dos secciones totalmente separadas.

 

Chicos y chicas en una habitación

El proceso de cómo organizar un dormitorio compartido puede ser complicado si necesitas ahorrar espacio, si acabas de añadir un nuevo bebé a la familia o si tus hijos realmente quieren compartir dormitorio.

Una de las mayores preocupaciones a la hora de organizar un dormitorio compartido es evitar que se convierta en un lugar desordenado, abarrotado y ajetreado. Mantener la decoración y las pertenencias sencillas, limpias y organizadas puede resolver muchos problemas antes de que empiecen. Asegúrate de que cada juguete que introduzcas en la habitación tenga su propio sitio, y saca un juguete de la habitación cada vez que añadas uno nuevo.

  Baños modernos con ducha

La misma regla se aplica a la ropa: una dentro, una fuera. Cada temporada, revisa el armario y retira todo lo que ya no les quede bien, lo que ya no les guste a tus hijos o lo que esté estropeado. No tiene sentido guardar la ropa que no se puede usar: crea más desorden y puede dificultar que los niños mantengan la organización. Cuanto más simplificado sea el sistema, menos discusiones tendrás con tus hijos por el cuidado de sus pertenencias.

Ideas para decorar la habitación compartida

Algunos chicos tienen un sinfín de ideas sobre cómo quieren que esté diseñada su habitación. A otros no les importa tanto. Sea cual sea el bando de tu hijo, lo mejor es encontrar una combinación de colores y un estilo que os guste a los dos. Desde las más tranquilas y neutras hasta las más exageradas y atrevidas, las ideas satisfarán a todos los habitantes de tu casa, y seguro que a tu hija también le encantarán.

  Reparar humedades en paredes interiores