Como cuidar una dalia

Como cuidar una dalia

Cómo cuidar las dalias

Las dalias son plantas de verano fabulosas para cultivar en parterres, arriates, macetas y para producir flores cortadas. Tienen un largo periodo de floración, normalmente hasta las primeras heladas del otoño.

Hay muchas variedades de dalias, con una amplia gama de flores, formas y tamaños, y un caleidoscopio de colores. Y ahora las dalias están disfrutando de un merecido pico de popularidad.

Las variedades más cortas con flores más pequeñas, como los pompones, las bolas y algunos tipos de semicactus, son las más fáciles de cultivar y las que aportan más color al jardín.

Las plantas pueden cultivarse a partir de esquejes tomados en primavera de tubérculos germinados. Los tubérculos se plantan a 10-15 cm de profundidad.

Plántelos al aire libre en arriates, borduras y macetas cuando haya pasado el peligro de heladas, normalmente entre mayo y principios de junio. La plantación puede adelantarse si puede protegerlos de los vientos fríos y las heladas. También puede plantar los tubérculos en macetas con compost y conservarlos en un invernadero cálido para plantarlos más tarde.

 

Tubérculos de dalia

Cultivar dalias no tiene ninguna dificultad. Requieren muy poco y proporcionan meses de grandes flores de colores brillantes. Desde plantar los tubérculos hasta pellizcar, entutorar y cosechar, esto es lo que necesitas saber para disfrutar de los mejores resultados.

  Cuando se podan los cerezos

Las dalias brotan de yemas que se forman en otoño. Estas yemas se encuentran en la base del tallo, justo encima de los tubérculos. Los tubérculos en sí no producen brotes: son recipientes de almacenamiento de alimentos que ayudan a alimentar el crecimiento temprano de la planta.

En climas fríos, las dalias se pueden plantar en interior, de 4 a 6 semanas antes de la fecha de la última helada. Llena macetas de 1 ó 2 galones con una mezcla de cultivo húmeda. Plante los tubérculos con el tallo o los brotes hacia arriba y cúbralos con 5 cm de tierra. Coloque las macetas en un lugar cálido con buena luz y riegue con moderación. Comienza a regar con regularidad cuando las plantas alcancen varios centímetros de altura. Trasplántalas al exterior cuando haya pasado el peligro de heladas.

Las dalias florecen mejor cuando se plantan a pleno sol y en un suelo fértil y bien drenado. Las dalias para arriates pueden plantarse a 15″ de centro a centro; las de tipo estándar suelen plantarse a 18″ de centro a centro.

Floración de las dalias

Las dalias son plantas de floración tardía. Florecen desde mediados del verano hasta las primeras heladas y están disponibles en una amplia gama de colores, diseños, tamaños y formas florales.

  Cuidados de la camelia

El tamaño de las plantas varía desde variedades compactas para arriates hasta especies con flores del tamaño de un plato en plantas de 2 metros. A pesar de esta diversidad, la mayoría de las dalias crecen sobre tallos largos y erectos que dejan espacio a las flores para lucirse.

Cultivar dalias

Las dalias se cultivan a partir de tubérculos, los tubérculos tienen “ojos”, por ejemplo una patata se considera un tubérculo.    Los bulbos, como los tulipanes y los narcisos, pueden plantarse en otoño, cuando la tierra está fría y húmeda.

Las dalias deben plantarse en primavera, cuando el suelo ha alcanzado una temperatura. Plántelas cuando plante cultivos de temporada cálida, como sus flores anuales o su huerto.

Las dalias necesitan un suelo bien drenado, por lo que es importante que el agua drene bien en la zona de plantación.    Plante directamente en una zona del jardín que tenga tierra vegetal básica.    Enmiende su suelo con una capa de 4″ de compost o estiércol de novillo embolsado en la cama del jardín, y labrar o trabajar en el suelo con una horca.    Sólo una capa de 4″, demasiado compost creará dalias frondosas, con piernas largas y poca floración.

  Enredadera para cubrir valla

El sol mínimo que necesitan las dalias es de 6 horas al día.    Plante sus dalias en un lugar soleado que reciba al menos 6 horas o más de sol al día.    El sol de la mañana y la sombra de la tarde son las mejores opciones en climas cálidos. Lo mejor es plantarlas directamente en el suelo del jardín, cuando sea la época de plantación adecuada en su zona.