Como cuidar un jazmin

Cuidados del jazmín

Tanto en interior como en exterior, el jazmín es una planta hermosa y aromática. Siempre que el jazmín se cultive en un suelo que drene bien y con mucho sol, humedad y agua, se adapta bien a los entornos en maceta. Una vez cultivado el jazmín en maceta, puedes utilizarlo como planta de interior o cosechar sus flores para infusiones o adornos. Con tiempo y muchos cuidados, ¡tu jazmín prosperará como planta de maceta!

 

Jasminum polyanthum cuidados

Estás sentado al aire libre, tomando el cálido sol, y de repente te llega el perfume. Alguien ha plantado un jazmín calle abajo y su perfume ha llegado a tu jardín para recordarte que tienes que plantar uno tú también.

Déjalo trepar por un enrejado o caer en cascada sobre una valla. Enróllalo sobre un arco o cuélgalo a lo largo del balcón. Así recibirás más directamente su intensa fragancia y apreciarás de cerca sus preciosas flores primaverales.

Es uno de los jazmines de olor más dulce y tiene hojas cerosas, onduladas y brillantes que dejan ver las flores de color blanco puro en forma de molinete. No es una enérgica enredadera como la mayoría de los jazmines y se puede podar fácilmente para convertirlo en un bonito arbusto. Procedente de la India, prefiere un clima cálido.

  Aloe Vera: Propiedades, cuidados y beneficios para tu hogar

Pequeños racimos de flores amarillas perfumadas en forma de trompeta aparecen en primavera y duran meses, reapareciendo a veces en otoño. El follaje es largo, elíptico, verde brillante, a menudo con un tinte bronce. Cultivar a lo largo de una valla o sobre una rocalla.

Condiciones de cultivo de Jasminum officinale

El jazmín tiene un aroma embriagador que te deja helado cuando pasas junto a una planta que se arrastra por un muro o una valla del jardín. Pero aunque esta fragante flor se asocia más con las espalderas de jardín, también es sorprendentemente fácil de cultivar en interiores.

Pero antes de hacerte con una, ten en cuenta que no todas las flores de jazmín son aromáticas. Busca el Jasminum polyanthum, la variedad más utilizada para cultivar jazmines en interiores, que tiene un aroma dulce especialmente fragante por la noche.

Para sacar el máximo partido a tu jazmín de interior, es aconsejable que primero lo dejes florecer en el exterior, en un lugar soleado durante el verano y de nuevo durante seis semanas en los meses más fríos del otoño. De este modo, los capullos estarán listos para la floración del jazmín en febrero.

Las dos grandes precauciones en el cultivo de jazmines de interior son no calentarlos en exceso y no dejar que la tierra se seque. Especialmente durante el desarrollo de los capullos, la planta debe mantenerse en una habitación fresca, bien iluminada pero sin calefacción (a menos de 18 ºC) para tener más posibilidades de prosperar.

  Como hacer un mini jardin zen

Jazmín y su cultivo

Si quieres saber cómo cultivar jazmín, primero tienes que decidir qué variedad elegir, ya que hay una gran variedad. Los hay de hoja perenne o caduca, así como arbustivos con tallos leñosos.

Elige entre una gama de flores blancas, amarillas o rosas en forma de estrella que crecen en bonitos racimos. Algunos tipos de jazmín florecen en invierno y otros en verano, así que elija el que más le guste.

Cuando se trata de exteriores, el jazmín es una gran planta de protección. Los tallos de las más resistentes se enroscarán y treparán por cualquier valla, pérgola o arco si se le añaden alambres a los que agarrarse. Además de ser una de las mejores plantas trepadoras, también se pueden conseguir tipos de arbustos que son buenos para setos.

Las variedades tiernas de jazmín pueden cultivarse en interior con aros de soporte o en un invernadero, ya que necesitan protección. Cuando se trata de cómo cultivar jazmines, el consejo más importante es elegir el más adecuado para el espacio del que se dispone. Para ello, comprueba su altura, su extensión y su resistencia. Si aciertas, todo será más fácil.

  Como decorar una pared de bloques de cemento exterior